domingo, 3 de abril de 2016

Que fría y eterna eres, que delicia saber que eres mía, aunque te llames soledad y seas mi única amiga. Pero cuídame o me escaparé con el primero que me prometa compañía o con aquel que se alegre al saberme viva.