martes, 5 de abril de 2016

Mientras paseo juego a ver escaparse el tiempo, a detenerlo y atrasarlo, y al imaginarte la luz entra con el recuerdo de tu sonrisa. El día que no te pueda imaginar se desangrará la luz de esa calle que compartimos y me perderé en laberintos de brisas que llevan tu nombre.