sábado, 14 de mayo de 2011

Mal presagio


Oír su característico motor no es un buen presagio y más si es verano y con altas temperaturas, ojalá no lo veáis y si lo hacéis que no sea trabajando.