sábado, 14 de mayo de 2011

La insufrible levedad del ser.


Cuando te asomes al mundo verás mis señales y tal vez puedas entender el mensaje que quedará dibujado en el cielo.

Si aún así no puedo adueñarme de tu bondad pintaré el mundo de colores que te dejarán el mensaje grabado en el corazón.
Porque tu vida no termina aquí.